Los elementos básicos del texto:

Todo texto tiene el objetivo de dar cauce a las ideas; es decir, debe ser claro (entendible), preciso (exacto) y conciso (breve).

El texto es una representación del discurso producto del pensamiento, es una idea escrita.

  1. Propósito: Reconocer la intención (qué, a quién) del texto o comunicado, esta puede ser: narrar, describir, deleitar y/o convencer.
  2. Adecuación: estar acorde a una realidad específica, debe cumplir con la función del propósito respecto que se busca en el texto con relación a la estructura, extensión, léxico asertivo y situación de tiempo y espacio.
  3. Cabalidad: lógica del texto, es decir, tener relación.
  4. Coherencia: exponer una conexión lógica de las ideas con el tema.
  5. Organización textual: debe conservar una ilación de ideas.
  6. Disposición espacial: distribución de los espacios.

Cuando un texto se escribe debe tener:

  1. Coherencia=mantener lógica.
  2. Cohesión=unidad y argumentación.
  3. Claridad=intención transparente.
  4. Precisión=expresiones directas.
  5. Propiedad= sentido de exactitud.
  6. Sintaxis=habilidad del orden.
  7. Léxico (lenguaje)=abundante y auténtico.
  8. Ortografía=exactitud de las normas.
  9. Extensión=medida suficiente.
  10. Presentación=limpieza.

 

Los siguientes textos cumplen con las propiedades de: propósito, adecuación, cabalidad, coherencia, organización textual y disposición espacial.