La parábola es una curva de segundo grado y pertenece a un grupo de curvas especiales denominadas cónicas, que fueron estudiadas por los griegos y retomadas por Kepler y Newton quince siglos más tarde. Podemos encontrar la parábola en las curvas descritas por las órbitas abiertas de los cometas o en las antenas parabólicas que son segmentos de parábola que optimizan la recepción de las señales.

La parábola (línea verde) tiene un punto llamado foco (F) que delimita el Lado Recto (LR). El lado recto tiene la propiedad que todas las líneas perpendiculares trazadas en los puntos dentro de la línea recta se intersecan en un solo punto, el foco.

El punto de mínimo de la parábola se denomina vértice y separa de manera simétrica en la parábola.

La distancia entre el vértice y el foco se denomina parámetro P. Con la misma distancia, P del vértice se encuentra una línea imaginaria llamada directriz. La directriz determina la excentricidad de la parábola.

Las parábolas pueden ser positivas o negativas y su dominio extenderse a lo largo del eje X o Y.

La ecuación de la parábola horizontal donde la variable x es el término cuadrático es:

En la ecuación el punto (h,k) es la coordenada  del vértice. Y la ecuación de la parábola a lo largo del eje Y.

Ejemplo:

La parábola con vértice en V(3,4) con P=5 y recorre el eje x tiene la ecuación: